jueves, 12 de agosto de 2010

CRUELDADES CULINARIAS


No sé si tengo derecho a opinar sobre éste tema porque a mí actualmente todavía me gusta comer alguna vez los riquisimos "cargols a la llauna" o como sean, pero me dá mucha pena el modo de engañarlos para que se mueran....otra....en mi juventud, acustumbraba a salir algún sábado por la tarde con mi primo Alfonso y solíamos ir al barrio del Raval donde en algunos bares, tenían como tapa (felizmente prohibida actualmente), pajaritos fritos, también recuerdo haber comido con mis compañeros de trabajo, enfrente de nuestro taller en un restaurante, langosta o "llamántol" a la americana, donde escogías el "bicho" y rápidamente lo cortaban en vivo longitudinalmente y lo ponían en la plancha, habrían otros ejemplos como los mejillones las ostras, almejas y........pero lo dejo ahí. 

1 comentario:

Aurora dijo...

No sé cómo se engaña a los caracoles para pillarlos, pero da igual. Si nos paramos a pensar en el trato animalario, al final deberíamos hacernos vegetarianos todos. La vida de las gallinas o de los cerdos en las granjas no es nada agradable. Créeme: es mejor no saber demasiado acerca del tema y comer con gusto, porque si no, se nos atragantaría la mitad de lo que ingerimos!