viernes, 19 de febrero de 2010

ESTUDIOS VELÁZQUEZ

Recuerdo que a la muerte del tío Mariano, su esposa la tía Maruja, empezó a venderse todos los acordeones que poseía en su academia de músiva "Estudios Velázquez" y yo, antes de su desapareción total,  le dije que me quedaba uno de recuerdo y es por eso que tengo en casa, un acordeón de 120 bajos estupendo y aunque no sé tocarlo, me gusta verlo a veces e incluso lo oigo cuando la gran amiga de mi difunta esposa María Teresa Aguiló ha venido a casa de visita y le digo que toque algunas piezas, María Teresa había sido alumna suya y después se convirtió en profesora de la academia del tío Mariano.  Adjunto una foto hecha en el Parque Güell durante un concierto que se celebró en la plaza de Las Columnas dedicado a los niños del "Cottolengo del Padre Alegre", donde aparece él con otra alumna.

2 comentarios:

Aurora dijo...

La alumna que le acompaña se llama Matilde, era una de sus mejores alumnas. Todavía no entiendo hoy cómo a alguien le da por aprender a tocar el acordeón me recuerda a Steve Urkel, mírate esto, a ver si te suena quién es: http://www.youtube.com/watch?v=G9aj4PTEl6Q&feature=related

Aurora dijo...

Me ha faltado una coma en el comentario anterior, entre "acordeón" y "me recuerda"...
Besitos!