jueves, 19 de noviembre de 2009

"LOS CHULERAS"

Mi amigo "El Ángel de Olavide", en el encabezamiento de su blog dice que si no tienes un blog, no existes..... y a mí me parece que el mío, se está convirtiendo en un monólogo unipersonal que no sé hasta que punto puede interesar a álguien, pero yo sigo mientras se me van ocurriendo vivencias antíguas y cosas cotidianas que no quiero que se me olviden.
Y ahí vá una de la "mili", que hice el año 1963 en la base aérea de Alcalá de Henares. Durante el período de instrucción de reclutas, si bién todos los soldados éramos amigos, formamos un grupo de cinco que fuimos "bautizados" por nuestros compañeros como "los chuleras", se trataban de Marino García (el Marino), Arquímedes (el Arquímedes), yo (el Torrents), Angel Monje (el Monje) y Justino Elvira (el Majete), curioso nombre que álguien le puso, no sé si por su físico pero verdaderamente es el que se llevaba todas las chicas "de calle", me acuerdo que es taxista de Madrid y tiene un número de licencia singular el 7, bajísimo comparado con la mayoría de taxis que tienen hasta cinco dígitos. En la foto aparecen los tres primeros citados.
Durante la instrucción y en las clases de teórica, cuando le preguntaban a alguien algo de lo que habían explicado y no lo sabía, el instructor decía....díselo tú Arquímedes, o díselo tú Torrents, éramos unos empollones y así nos iba. Cuando faltaba poco para licenciarnos, "los chuleras" diseñamos y dibujamos el proyecto de un banderín para nuestra promoción el cual llevamos a Madrid a una casa para que nos los confeccionaran, se titulaba "los últimos NAZARENOS" porqué el capitán Zamora siempre nos llamaba así, nazarenos y era el último año que estaba en la Base, porqué al siguiente se licenciaba, He buscado el banderín que conservo en casa pero no he podido encontrarlo, por esto he puesto ésta foto (pero lo tengo eh???). Cuando fuimos a Madrid a recoger los banderines, para volver a la base, hicimos auto stop en la Avenida de América, nos cogió un camión cargado de botellas vacías de champán que se dirigía a las cavas de Sant Sadurní d´Anoia y como estábamos muy "alegres" al llegar a la entrada del cuerpo de guardia cantando, fuimos increpados por el oficial de guardia (el cabo primero Seoane) que nos mandó a dormir a la prevención y nos dijo que al día siguiente nos presentáramos a él "pelados al cero", ahí tuvo que intervenir el Majete que le contó al capitan Zamora lo ocurrido y dijo........QUE SE PÉLE ÉL, ya veis, en la mili mas valen los galones que los c..........tengo infinidad de anécdotas de la "mili" como aquella que nos castigaron a medianoche, nos hicieron vestir y a correr un paso ligero en el patio y cuando ya me empezaba a cansar, me tiré al suelo e hice ver que me había desmayado y así me libré de la carrera. Ah!, tengo que decir que mi promoción fué la última que cobramos los 50 centimos diarios (igual que mi padre), después ya nos subieron la paga pero no mucho, no me acuerdo. Es otra entrada "chunga", oi ???? pues vále.

2 comentarios:

El ángel de Olavide dijo...

Querido Francesc, cuando empezamos a contar batallitas de la mili estamos perdidos...Yo llevo contando las mias unos cuantos años y noto que la gente me mira raro. y eso que la mili mia si que fue exótica. Recuerdo una vez que.....

Ándate con ojo.

Aurora dijo...

Esta anécdota te la he oído explicar muchas veces, y el banderín lo he visto por casa varias veces: es negro con dibujos blancos y de otros colores, pero predomina el negro!
Qué habrá sido del taxista número 7 de Madrid?? Si alguien lo sabe, que lo diga, porfi!!!