sábado, 6 de junio de 2009

RAYOS X EN LOS BARCOS

Como en Barcelona, actualmente se puede ver por la tele que en el puerto hacen escala turística o de destinación numerosos buques cruceros para lo cual han habilitado inclusive una zona para ello, recuerdo que mi vida laboral, me llevaba varias veces al año a visitar barcos de estas características para hacer documentos de homologación de los aparatos de rayos X, o "controles de calidad" en el Servicio Médico de los mismos y se trataba de controlar y ajustar en su caso los diferentes parámetros como los tiempos de exposición, el kilovoltaje y los miliamperios/segundo aplicados en todas sus radiografías. Teníamos la autorización de la Junta de Energía Nuclear para éstos menesteres (despues de un examen que nos hizo un inspector venido expresamente de la Junta). Lo primero que me extrañó, fué la grandiosidad del buque que tenían ascensoses para acceder a los diferentes pisos del mismo. Al principio, nuestro instrumental era escaso, por lo que por ejemplo, para medir los tiempos, usábamos un sistema inventado por nosotros, muy exacto pero de la "edad de piedra" era la "baldufa" (la peonza) o el "llapis" (el lápiz), como me parece que ya he contado en alguna ocasión el funcionamiento de los mismos, no lo voy a repetir, si a alguien puede interesar, ponerme un comentario en mi blog y procuraré explicarlo, para medir los otros parámetros, utilizábamos un aparato heredado de Productos Ara llamado VOLTIX que se trataba de dos cubas (anódica y catódica) que en su interior llevaba un divisor de tensión de muchos megaohmios y unas salidas coaxiales que aplicábamos a un osciloscopio con memoria para medir los KV, y en la cuba anódica se podía poner varios instrumentos (uno a uno), de los cuales uno de ellos era un miliamper-secundímetro balístico (o sea que la aguja se quedaba fija en el punto de medida de cada exposición), para volverlo a cero se tenía que pulsar un botón (previa descarga a tierra de la electricidad estática acumulada en cada disparo), so pena de recibir una descarga considerable al pulsar el mismo, éste equipo se interconectaba con cables de alta tensión entre el transformador y el tubo de rayos X. Tiempo después, ya trabajando en la empresa de Ignasi Miquel, adquirimos de la casa norteamericana VICTOREEN, unos aparatos (téster) no invasivos, o sea que se podían hacer las mediciones, simplemente haciendo los disparos de RX encima del aparato a una distancia determinada y después de unos segundos te indicaba los KV, o los tiempos de exposición dependiendo del aparato utilizado, también había un tercero para los miliamper-segundos. Un recuerdo de esta faena es que casi todo el personal del barco, hablaba inglés lo que me ocasionaba algunos problemas de comunicación pero no muchos

1 comentario:

Siscu dijo...

Pues a mi me interesaría que explicaras estos mecanismos artesanales de medición del tiempo a través de la peonza y del lápiz !