viernes, 3 de abril de 2009

PECES

Una de las veces que mi tio "tiet Esteve" me llevó con él de paseo, recuerdo que fuimos a pescar al rompeolas, fuimos a pescar con cañas y todo pero después de merendarnos un bocadillo que habíamos traido de casa "la yaya", tiramos las cañas y tras esperarnos varias horas el único que consiguió pescar un pez (uno) fuí yo el cual me frió mi tía María 1ª y me lo comí. Otra vez que fuí a pescar fué en Arévalo junto con el tío Tito a un río que estaba cerca del pueblo, este día si que pescamos bastantes peces que luego nos cenamos, recuerdo que me daba mucha pena clavar los gusanos en el anzuelo, pero si que picaban, si....... Como una última apuntación sobre el tema de pesca, cada vez que iba a San Sebastian por trabajo, me entretenía asomado en la baranda del puente sobre el río Urumea viendo varias personas pescando, y pescaban bastante porque el puente está muy cerca de la desembocadura al mar Cantábrico y lo que no sé, es si los peces eran de mar o de río (creo que eran de mar), el puente es el de María Cristina, y los viajes a San Sebastián los hacía por lo menos una vez al año porque el Dr. Kutz Echave quería que le diera un repaso al aparato aunque no tuviera ninguna avería i iastá..........

1 comentario:

Aurora dijo...

Comenta algo de esos peces apestosos que llevamos colgando del retrovisor del 127 durante tiempo!!
Quién te los regaló? Fue Rodolfo, el primo de la mama, del río Adaja??

ERA HORRIBLE LA PESTE!!