viernes, 9 de mayo de 2008

PAUL Mc CARTNEY




Como bien se dice en mi perfil, entre mis aficiones favoritas está la música y relacionado con ésta y haciendo caso a mi amigo MiQuel que quiere que ponga una entrada dedicada al tema de los autobuses, pues en esa me voy a referir a las dos cosas, pues eso................hace ya muchos años, mis hijos me hicieron un regalo que no podré olvidar, pues me dieron la oportunidad de ver un concierto en Madrid de Paul Mc Cartney, al que acompañaban entre otros, Linda Eastman (su mujer fallecida), el regalo consistía en el viaje pagado a Madrid y una entrada al concierto que se celebró en el Palacio de Deportes. Estuvo fabuloso porque Los Beatles, han sido desde siempre para mi, el conjunto “no va mas” hasta el punto que yo, los considero como música clásica que con los años van ganando categoría, tanto por los que hemos podido disfrutarlos en vivo, como por la juventud, que espero que sepan disfrutar de sus grabaciones insuperables.

Ahora va la historia “autobusera”, que no deja de tener “narices”, recuerdo que fui a coger el autobús en la Rambla del Prat de Gracia y habían dos coches de la empresa Nordeste (actualmente Noreste), y como llegué con mucho tiempo, me acomodé en el primer coche que era nuevecito y me puse en un lugar privilegiado para poder ver la tele, etc. Cuando ya faltaba poco para la salida, me pidieron por favor si podía cambiarme de asiento para que un matrimonio pudieran ir juntos y yo como soy así, me cambié, no solo de asiento sino además de coche, con lo cual tuve varios contratiempos, el primero es que no funcionaba la calefacción y como hacía frío, pasamos el viaje un poco “tiritosos”, al llegar a Madrid, a la altura de la torre de Televisión Española, el coche dijo que “ahí me quedo” y tuvimos que ir andando todos los pasajeros por las calles de Madrid, hasta llegar al Palacio de Deportes, recuerdo que pasamos por delante de la Casa de la Moneda, entre otros sitios. A la salida, nos estaban esperando los autobuses e iniciamos el regreso a Barcelona, pero como teníamos mucho frío, recuerdo que nos repartieron mantas para que nos abrigáramos un poco, nos dijeron que en Zaragoza nos estaría esperando otro coche para cambiarnos pero yo solo sé que nos bajamos en un bar y nos tomamos cosas calientes pero el otro autobús no apareció. El resto del viaje.....bien, gracias.

1 comentario:

Aurora dijo...

Hola papi!
Esto te pasa por ser buena persona! Pero si no fuese por eso, no tendrías esta anécdota para explicar de los autobuses!
Me alegro de que te gustase el regalo, gracias a tí yo también soy fan de los Beatles. Un beso!