miércoles, 8 de julio de 2009

PONFERRADA - VILLABLINO

Como siempre, una de mis mayores aficiones ha sido todo lo relacionado con los trenes, recuerdo que incluso he efectuado viajes con el único fin de obtener fotografías además de los que tenía que hacer por motivos laborales en los que procuraba llevar siempre la cámara por si acaso.......algunas veces me llevaba a la familia de "reparación" y pasábamos el día juntos, dos veces me llevé a mi hijo Francisco a Ponferrada para ver el ferrocarril Ponferrada a Villablino (otra vez fuimos a Valencia), entre los dos estuvimos haciendo muchas fotografías y cine "Super 8" que hoy día son impagables porque la época del vapor ya ha terminado. Cuando iba de reparación a La Bañeza, provincia de León a la consulta del Dr. Rubio Pérez, me acerqué un día a Ponferrada pero como no llevaba la cámara, solamente estuve hablando con el jefe de estación que me orientó el modo de pedir un permiso fotográfico que obtuve posteriormente y fué con el que viajé con mi hijo, cogimos un tren que iba a Galicia en aquellas fechas se llamaba popularmente "Shangay Expres" y llegamos ya de noche y nos dirigimos al Hotel Temple donde yo tenía la intención de quedarnos a dormir pero cuando nos dijeron el precio, optamos por buscar otro alojamiento mas económico. El Hotel Temple tenía la ventaja que sus balcones daban a las playas de vías, tanto de Renfe como del PV y el día siguiente amaneció lloviendo lo que nos obligó a comprar dos paraguas y después un par de zapatos para el Siscu que de tanto pisar agua y barro en las vías quedaron hechos una pena. Las fotos de los trenes están hechas en Septiembre de 1983, o sea que el Siscu tenía 12 años.















La primera locomotora es una Baldwin americana de las que habían diez y también fotografiamos la Krauss Maffey nº 31 que se dedicaba a dar tracción al tren correo que en aquellas fechas ya había sido suprimido. También habían máquinas diesel que procuraré adjuntar pero no sé porqué el ordenador se niega a hacerme caso. Cuando iba a La Bañeza de reparación, me bajaba en Astorga donde el doctor me venía a recoger para ir a La Bañeza y cuando ya terminaba el trabajo me volvía a acompañar y siempre me compraba en la estación unas cajas de pastas muy famosas que le gustaban mucho a mi mujer "mantecadas de Astorga" (me compraba dos y yo compraba dos más porque luego las repartía con la familia y los compañeros de trabajo). Alguna vez había ido directamente a la Bañeza sin pasar por Astorga desde Madrid con el Rápido Madrid Gijón que circulaba por "La Ruta de la Plata", hoy sólo circulan por ésta línea, trenes de mercancías para el disgusto de las localidades que se han quedado sin tren. En Astorga hay un edificio estupendo de Gaudí, el Palacio Episcopal que es digno de verse.



En otra ocasión contaré el segundo viaje que hice con el Siscu con fines "treneros" a Valencia que también tiene "guasa"

1 comentario:

Siscu dijo...

ME acuerdo perfectamente de nuestra conversación justo antes de entrar en el Hotel Temple cuando estábamos mojándonos hasta los huesos:
Papi: Aquí nos quedamos cueste lo que cueste.
Siscu (con cara perpleja): Papi, que ésto tiene que ser muy caro.
Papi: Nada, nada. Aquí nos quedamos

A los 5 segundos de oir el precio de la noche en dicho hotel ya estábamos saliendo y en busca de la pensión donde al final dormimos.

Es decir fué la caída de estrellas más rápida de la historia: pasamos de un hotel de cinco estrellas a una pensión sin ellas... ;-)