jueves, 19 de junio de 2008

FIAT (Balilla)


El modelo de la foto es un Fiat "balilla" cuyo nombre pienso que quería demostrar su pequeñez, aunque de pequeño tampoco lo era tanto, sino, pensar en un SEAT 600 cargado con siete personas (¿ no cabrían verdad?). Pues en el FIAT Balilla sí.

Relacionado con este modelo tengo dos aventuras para compartir (o contar), completamente diferentes en sus temáticas. La primera es que éste era el coche de un cliente de mi padre, (el Sr. Valmanya), con en cual nos desplazamos a Gavá, algunas veces, aunque la mayoría de veces íbamos en el tren hasta Gavá, donde en la Plaza de la Estación, almorzábamos mi padre y yo, y despues nos tocaba hacer una buena excursión hasta la torre del Sr. Valmanya, cargados con la caja de herramientas, y con una herramienta llamada "Garlopa",en este coche fué la primera vez que pude ver el cuenta quilómetros de un coche marcanco 100 KM por hora. La segunda historia es también con un FIAT (Balilla), pero ocurrió cuando faltaba poco tiempo para terminar la "mili", y decidimos seis amigos y yo, todos soldados de Aviación, salir a cenar con el coche del padre de uno de ellos. Nos acercamos hasta San Fernando de Henares (muy cerca de Madrid), y en uno de los numerosos merenderos que existen en la zona, pedimos un buen plato de chuletas de cordero, unas botellas de Ribera del Duero, y "all y oli" no porque no tenían pero nos prepararon unas hogajas de pan a la brasa, que estaban buenísimas. Luego a la hora de pedir la cuenta, se produjo un incidente para mí muy desagradable, a varios les pareció muy caro el vino y después de consultar con el maitre, amenazaron de irse sin pagar nada, ¡Imaginad a unos soldados vestidos con el traje de Paseo, organizando tal follón. Finalmente tres compañeros y yo, entramos y pagamos todo excepto el vino. Es una historia muy CHUNGA, pero es lo que hay.

1 comentario:

Aurora dijo...

Hola papi!
Qué alegría volver a leer cosas tan divertidas en tu blog! Veo que no has perdido el gamberrismo de tu juventud. Un besito y hasta luego. Tata